Conectarse

Recuperar mi contraseña

¿Quién está en línea?
En total hay 3 usuarios en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 3 Invitados

Ninguno

[ Ver toda la lista ]


La mayor cantidad de usuarios en línea fue 22 el Lun Jul 19, 2010 10:31 pm.
Mejores posteadores
Ashley Tisdale (552)
 
Amber L. Heard (336)
 
Lea Michele S. (329)
 
Nicole Anderson (324)
 
Selena H. Gómez (321)
 
Chelsea K. Staub (295)
 
Hanna M. Beth (248)
 
Taylor A. Swift (205)
 
Nick Jonas (203)
 
Barbara Palvin (200)
 

Últimos temas
» Lista Deplegada de Famosos●●
Dom Nov 04, 2012 6:31 pm por Rochyo M. Van Dracul

» Midnight History.
Dom Nov 04, 2012 6:19 pm por Rochyo M. Van Dracul

» Heaven's Feel
Lun Mar 14, 2011 8:23 am por Invitado

» Vampire diaries/crepúsculo/entrevista con el vampiro {foro rol}
Mar Feb 15, 2011 3:14 am por Invitado

» Arresto Momentum (Normal - Foro recién abierto)
Dom Feb 06, 2011 10:34 pm por Invitado

» Bvlgaria [reapertura]
Miér Ene 05, 2011 2:56 am por Invitado

» Love Challenges [NUEVO] [Élite]
Miér Dic 22, 2010 6:14 pm por Invitado

» Write Me;;*
Lun Dic 06, 2010 6:42 pm por Harry Judd

» Harry M C Judd
Dom Dic 05, 2010 8:23 pm por Harry Judd

Estadísticas
Tenemos 141 miembros registrados.
El último usuario registrado es Rochyo M. Van Dracul.

Nuestros miembros han publicado un total de 6360 mensajes en 453 argumentos.
Estación
Verano
Foros Hermanos
Dirty, So Dirty

{Dar Click para ver a los afiliados élite.}
Otros Afiliados
 
Copyright
Protected by CopyrightSpot
~●El contenido explícito de este Foro RPG está completamente protegido. La Trama, Personajes y Diseños son propiedad de sus respectivos Admin's, por favor evitar el plagio de esto.●~
Derechos Reservados® At The Top Of Fame© 2010

Noches de insomnio [Selena H. Gómez]

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Noches de insomnio [Selena H. Gómez]

Mensaje por Taylor D. Lautner el Vie Jul 23, 2010 5:56 am

Escupí con fuerza un poco de sangre que estaba manchando mis dientes cada vez mas, mis zapatos desaliñados estaban un poco teñidos de rojo y toda mi ropa ligeramente rasgada podía hacerme pasar por un moribundo y ni una fan me reconocería, bueno ni yo lo haría, solo necesitaría el cabello de Jacob Black y una barba y seria el disfraz perfecto.

La noche era tan húmeda que la neblina era capaz de hacerme tropezar con mis propios pies, incluso el clima parecía turbulento, impaciente y perturbado justo como si hubiéramos hecho enojar más a la naturaleza de lo que ya estaba… Como si hubiera dañado a la única chica pura que había conocido… ¿Pero eso no era nada nuevo no?
Bufe con tranquilidad, volví a escupir como si eso aclarara mi garganta y así poder decir al menos una palabra, pero mi voz no funcionaba y en realidad pocas cosas de mi lo hacían aun que esas peleas pandilleras que tenia en la adolescencia había avivado un poco esta cara de amargura que se había convertido en mi veneno. Realmente últimamente no pasaba nada por mi cabeza, solo sentía que me envenenaba poco a poco.

La pelea fue poco gratificante a pesar de la gran cantidad de debiluchos, dos golpes y caían como moscas, tres golpes y caían inconscientes y al cuarto corrían a llamar refuerzos, me daban asco la poca hombría que tenían, normalmente se les olvida que no soy “Una estrella de Hollywood cualquiera, soy una oscura que te engaña”.
Lo resbaloso de la calle solo hacia mas difícil caminar aun que mi departamento se encontrara bastante cerca, no era capaz de ver a mi familia ni a mis amigos y mucho menos a mis compañeros de Filmación así que prefería aislarme como lobo solitario el tiempo que se me diera la gana aun que para mi… ni la misma eternidad viva seria suficiente tiempo que quería, la juventud se me estaba haciendo demasiado larga… y agria para querer vivirla, pero jamás tienes la suerte de poder morir cuando se te da la gana.

Subí por el ascensor y mantuve mi mirada fija en el suelo esperando subir al salir de el gire a la derecha y continúe hasta la reja que llegaba a mi departamento, introduje la llave y en un abrir y cerrar de ojos la abrí y cerré de un portazo, pase la mirada por encima de mi “Casa” todo estaba tirado y había adquirido un tono grisáceo muy seco, incluso podía oler la agonía de las paredes rellenando el lugar para que no fuera un maldito vacio.

Gruñí para mi y me saque las botas embarradas dejándolas cerca de la entrada, pase por la cocina y vi todos los platos sucios y muchas cosas destapadas tiradas mientras con la derecha abría el refrigerador y sacaba una garrafa de agua y la bebía a pecho al acabar la avente junto a los platos y me pareció escuchar algo romperse pero ni siquiera me regrese y volví a la sala mientras me sacaba la parte superior de ropa quedando en pantalones y me derrape sobre el sofá observando el techo con tanto interés como si fuera una televisión.

Los segundos, minutos y horas comenzaban a escapárseme de las manos luego de diez mil intentos fallidos por dormir. “Que mierda, nada funciona y este sofá no me deja dormir”. Mi mente en blanco se llenaba de quejas producto de esa amargura que estaba matándome lentamente mientras yo enloquecía.

“Solo lárgate de mi cabeza”. Bufe y trate de divagar que mas había dentro de mi, entrecerré los ojos y trate de imaginarme como era todo antes de Demi y la protagonista de mis memorados sueños apareció opacando solo por unos segundos y robándome una sonrisa.

Hacia tanto tiempo no había visto a Selena… aun recordaba su cabello levemente ondulado y esos pequeños hoyuelos que complementaban la contextura de su rostro con unos ojos dulces e hipnotizantes como el café por no decir que enviciantes incluso en mis borrosos recuerdos seguía igual de hermosa y alegre.

Solté una leve sonrisa dispuesto a soñar despierto en esas noches de insomnio tan viejas en las que simplemente con examinar su rostro en mi mente podía pasarme la vida eterna que no poseo.
avatar
Taylor D. Lautner

Mensajes : 67
Fecha de inscripción : 16/07/2010
Edad : 25
Localización : Lejos

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Noches de insomnio [Selena H. Gómez]

Mensaje por Selena H. Gómez el Vie Jul 23, 2010 6:46 am

Aveces hay momentos en que el amor duele demasiado, aunque crees haber conseguido la felicidad con una persona siempre detrás hay como una especie de pasado que te queda marcado y más cuando esa persona fue y sigue siendo importante para ti aunque ya no esté a tu lado; hoy era uno de esos días en las que me levantaba y pensaba en esas cosas, buscaba una buena manera de cómo alejarme de todo o más bien de mis amigos y familiares para no tener que contarles las cosas que me estaban llenando por ese día.

Todo eran como navajas que lentamente iban y venían, acuclillándome en cada entrada y salida de mi cuerpo y mente, las cosas iban bien pero no podía evitarme sentir tan mal como en estos momentos, había días que eran así, que la depresión me llegaba a tal grado que ni yo podía controlarla, ¿Cuál era mi remedio?, atascarme de chocolate; me salí de casa con suma rapidez asi no me atacarían con preguntas tontas y sermones; una de mis tiendas favoritas que vendían Ferrero Rocher sabían de mi adicción de este, asi que al momento que llegué me dieron la doble ración de la que normalmente pedía, agradecí de esto, cargué las bolas en mi mano derecha; tendría que buscar un lugar donde poder estar sola con mis pensamientos y mi desquite pero no sabía donde, seguramente iría a mi suite en el Palace o no sé, en el trayecto ya vería donde.

El día pasaba más rápido de lo normal, no sé como que no estaba a mi favor, por más que deseaba que durara solo se empeñaba en pasar más rápido y hacer que todo fuera más difícil de lo que parecía; mi mente era un tumulto de cosas que ya carecían de sentido, recuerdos que había preferido dejar en lo último de mi subconciente y jamás dejar salir, pero aveces no podía controlar lo que mi mente hacia, era como si en momento trabajara sola, haciéndome sentir lo peor; reclamándome por haber dejado ir algo que me pedía a gritos; jamás había comentado nada al respecto, simplemente me lo había dicho mil veces a mi misma y nadamás.
Mis distracciones me llevaban a muchos lugares y no fijarme bien por donde es que estaba pisando; caí en cuenta de ello cuando tropezé y todo lo que llevaba encima se me cayó al suelo, solté un suspiro, mientras mi entrecejo se junto tristemente, me daba cuenta que cuando andaba así estaba más distraída de lo normal.
Me dispuse a recoger mis cosas, entre ellos los chocolates salidos de sus bolsas, y las cosas que se habían salido igual de mi bolso; entonces entre como una especie de shock, no sabía que aún traía las llaves del departamento de Taylor, vaya, ¿Cuánto había sido desde que había pisado la casa de él?, seguramente desde que decidí dejarlo y salirme de allí, apenas y había tomado algunas cosas, ese día simplemente había decido huir por mis miedos y demás.
¿Cómo estaría ahora?, eso me llenaba de curiosidad, me había quedado en lo último, que ahora salía con mi mejor amiga, bueno al menos ya era feliz y eso me daba satisfacción, si yo no pude, que mejor que alguien como Demi; le daba todo lo que él había necesitado y que yo no pude ofrecerle.
Sonreí frustrantemente, tomando las llaves entre mis manos para pararme y retomar la postura; ¿y si le hacia una visita?, algunas buenas excusas tenía por la visita, algunas de mis cosas se habían quedado allí ya que no había decidido regresar nunca; aunque seguramente él ya se habría desecho de ellas, pero bueno no perdía nada.
Sin embargo la noche cayó encima, y parecía que una gran llovisna se acercaba, bueno mejor que me apresurara, estaba decidida a ir a visitarle, saber al menos de él o bien verlo tan solo un momento como en los viejos tiempos, como los amigos que ahora eramos y nadamás.
No tardé mucho en llegar, aun recordaba ese departamento lleno de vida en su tiempo, ahora no sé, me daba una impresión de estar triste, melancólico; sentía raro que eso me causaba esos sentimientos.
Metí la llave en el apartado de la reja, aunque esta ya estaba abierta, seguramente el ya estaría dentro, no se porque me sentía sumamente nerviosa, que mi corazón se aceleraba como antes, algo estúpido y bien debería mantenerme tranquila si no quería decir alguna estúpidez al verlo.
Otra de las llaves la pase para la puerta principal, titubée por un momento, no sabía si hacerlo o no, seguramente él se lo tomaría como un vil atrevimiento de mi parte y más que no le había devuelto las llaves; unos minutos y entonces me decidí, dando un giro a la chapa y así entrando al departamento.
Este estaba a luces apagadas, algunas lámparas a medio prender iluminaban el lugar, mi bolso de chocolates lo dejé sobre la barra del desayunador, caminaba normal, viendo todo alrededor, lucía completamente diferente a la última vez que había estado allí, no sé descuidado, Demi no permitiría eso ¿o sí?, algo había pasado allí y yo no había estado enterada.
La cocina desordenada, platos por montones sin lavarse, ropa por las sillas del comedor, estaba claro que algo no estaba bien allí; entre mis caminares, me pase por la sala, lugar donde solíamos estar más tiempo él y yo cuando estábamos juntos, hablando de cosas sin sentido pero que nos gustaban a los dos, podía recordar perfectamente cuando fruncía su entrecejo y juntaba sus labios al molestarse por mi obseciva ingerencia de chocolate en exceso y sus regañadas que me daba, viendo como su piel quemada enrojecía apenasmente visible; imágenes que jamás iba a poder sacar de mi mente.

-¿Tay?, ¿E-estás en casa?-

No sabía como hablar o bien que decir, apenas notaba como mi voz se quebraba y salía apenas audible para los dos; me quedé parada detrás de uno de los sofá’s de la sala, como si me hubise congelado en ese preciso instante, el yacía acostado en el sofá más grande de enfrente donde aveces dormía, simplemente enmudecí sin poder decir nada; era como si de golpe todo lo que habíamos vivido y pasaso se me hubiera venido encima; respire hondamente para alejármelo; dejando mi mirada encima suya; ahora que ponía atención lucía bastante mal; algo que entonces me preocupo era manchones de sangre que traía sobre el rostro y no pude evitar ir hasta él, acuclillándome al lado del sofá donde quedaba su rostro para quedar a su altura.

-¡¿Qué te ha pasado?!-

Volvía esos sentimientos de preocupación por él que hace años no había sentido tan intensamente como ahora, después de todo seguía siendo mi amigo y uno de los mejores; verlo así me partía en dos aunque no lo dejara notar, tal vez, habría sido bueno venir…y si no…no podría echarme para atrás, estaba atada de manos y pies….



Selena Marie Hayden Gómez ● ●
Never Say Never | Every Moment Smile | Crystal Doll | You Know


Shut up and kiss me.
avatar
Selena H. Gómez
Admin/Experiment Violer &Fucker~
Admin/Experiment Violer &Fucker~

Mensajes : 321
Fecha de inscripción : 14/07/2010
Localización : Donde menos lo pienses~

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Noches de insomnio [Selena H. Gómez]

Mensaje por Taylor D. Lautner el Lun Jul 26, 2010 3:22 am

Aun que me encontraba acomodado en el sofá para mi era como si poseyera mil chinches, agujas y puntillas en cada rincón, por mas que me moviera de aquí a allá no podía mantenerme quieto en ninguna posición, todo me molestaba.

Entre comodidades y lujos mi cuerpo se hallaba inestable e interte, jamás seria una “estrella hollywoodense” aun que comprara la cama mas cara y sofá mas cómodo no serviría de nada mientras esa aura gris siguiera envolviendome como manto, esa aura agria y repelente que parecia tener cuchillos en cada costado.

Mi mente viajaba como astronauta soñador entre la realidad y ficción en tiempo real, lo que me duraba un parpadeo era lo que a ella de tomaba darme mas sueños para imaginar, la veía a ella con Kevin conviviendo con su banda de hermanitos como esa serie que daban por la TV que jamás ojee, todos sentados en un sofá tonteando… él sosteniendo su mano a escondidas y ella dedicándole sus sonrisas que cortaban mi respiracion al recordar.

Kevin... Kevin, Kevin.

Quizás y su ex esposa lo terminara de matar cuando regresara del hospital, sus padres lo corrieran y fuera infeliz por tener problemas de responsabilidad y no tomar el “Si, acepto amarte y respetarte por el resto de nuestros días” enserio, pero sus hermanitos lo apoyarían, se volverían rebeldes y los echarían de Disney por ser un mal ejemplo de familia.

Si ojala pasara eso, realmente lo disfrutaría.

Seguia retorciendome con mi inutil lucha por moverme de un lado a otro intentando sentirme menos basura, pero ningun sofá hace milagros... Aun que debia darle credito a esa una que otra herida mas de la cuenta, aun que casi no sentía el ardor posiblemente mañana serian graves y por ello tendría muchos paparazi frente a mi puerta a primera hora, tomarían fotos por el balcón y estaría en algunas portadas. Ya podía leerlas “¿Qué le paso a Lautner? ¿El despecho lo lleva a vivir en una madriguera?” o cosas así.

Aun que me valía madre, habría mucho trafico para poder llegar a la esquina y no podría comprar suficiente leche para el cereal, que dilema.

Intente acomodarme de nuevo en la cama mientras escuchaba mi puerta abrirse, ni siquiera me gire a ver y anhelaba que fuera un ladrón así al menos realmente podría golpear a alguien hasta la inconsciencia sin tener que despertarme con una llamada de la fiscalía. Resonaban el eco de esos pasos, temerosos… pero femeninos, ese pequeño sonido peculiar de los tacones la delataba como culpable.

En dos parpadeos el aroma inundo el lugar y su identidad fue desenmascarada como chiste sin embargo las ganas desaparecieron y no me levante del sofá, me mantuve quieto observando el vacio de la pared de enfrente. En mi mente resonaba una única canción… durante casi todo el día y hasta en mis sueños, instrumental… Siempre supe que es mejor simplemente no decir nada ni expresarlo menos, cada nota de musical era trágica y perfecta para la lluvia que golpeaba la ciudad como si intentara a la fuerza quitar la suciedad en un intento fallido.

Esa canción me traía tantas cosas a la mente… y la ultima… Fue ella. Su sonrisa en mi mente se reemplazo con sus facciones de dolor al abrir los ojos, me sentía un poco mas vivo pero no fui capaz de pronunciar nada.

Los minutos de silencio duraron poco y su voz quebradiza lleno todo el lugar, sus manos temblaban con las viejas llaves de mi departamento en ellas y solo di un gran respiro.


-Lo de siempre Sonreí insolente y cerré los ojos un poco mas feliz.

Su expresión era de tanta preocupación que no cabía ni en ella misma y la cordura poco a poco dejaba mi cuerpo, era tan… irónico que me parecía gracioso, era la misma noche en que Selena había terminado conmigo, Un martes lluvioso donde la ira de la lluvia se desataba en las calles, en el mismo sofá, la misma hora… Pero esta vez mi deseo si se cumplía: ella estaba aquí.

-Una noche grisácea, una lluvia dolida y enojada que se lleva la sangre que yo cause en una calle, lamentando que no puede llevarse la sangre de los pedazos en los que me rompieron, ella… se fue, igual que tu y solo queda este sofá para tirar los restos de mi No abrí los ojos y solo farfulle entre dientes con tono frio.

No fue difícil acomodarme en el sofá para dar espacio para otra persona, le invite y la acomode para que se acostara a mi lado, deje mi brazo a lo ancho de su cintura y mis dedos quedaban un poco colgando sobre la alfombra, mantuve mis ojos cerrados y una respiración uniforme y mantenía el medio abrazo presente, aun que ella no supiera que decirme, solo necesitaba que siguiera allí.


Última edición por Taylor D. Lautner el Lun Jul 26, 2010 9:19 pm, editado 1 vez
avatar
Taylor D. Lautner

Mensajes : 67
Fecha de inscripción : 16/07/2010
Edad : 25
Localización : Lejos

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Noches de insomnio [Selena H. Gómez]

Mensaje por Selena H. Gómez el Lun Jul 26, 2010 9:47 am

Era tan raro de la manera en que me sentía en esos momentos, no podía bien descifrar de la manera tan cruel y melancólica que todo se estaba dando, era como un final que jamás se había cerrado y que por consiguiente se mantenía a flote para buscar aquel sello que por fin se quedara guardado para jamás salir; ¿seria una opción segura?, no estaba al cien con ello; aunque ahora no era reelevante.

Momentos de recuerdos al verlo allí acostado, tan desecho, con un aire gris y frío, tan de él cuando algo le había lastimado, ahora caía en cuenta lo mucho o poco que le conocía en verdad, ¿habría sido suficiente el tiempo que habíamos pasado juntos?, sabía una respuesta concreta a ello, habían sido los mejores días para mí, cada uno completamente diferente a lo que podría esperarme, simplemente con la ilusión de no acabar, pero aveces...aveces se es tan inmaduro que uno no vé o no valora lo que se tiene hasta que lo vé lejos, fuera de sus manos y con alguien más, había pocas excusas o ninguna, aveces me escudaba con decir que era una cría y no sabía lo que quería, pero ¿era tan cierto ello?, como bien dije, solo una excusa más.

Días, semanas incluso de depresión por haberme dado cuenta de aquel error que había cometido; múltiples charlas sin sentido y sin atención con mi madre; distracciones buscadas por mis amigas y amigos; hasta el día en que uno mismo decide dejarlo ir, que las cosas tomen su curso como deben de ser y vivir con lo que se tiene, aunque algunas por más que desees no se puedan conseguir.

El clima variante de L.A se ponía de cierta forma en contra de nosotros, o mía o de él, simplemente demostraba un panorama igual al de hace unos meses, cuando tomé mis cosas y huí, como una tonta a la que le oprimían los pulmones y buscaba a gritos el aire de libertad; estúpidas palabras dichas esa noche, sin un sentido coherente; jamás volví a ser la misma, me encontré en mi mente buscando lo que ya no encontraba, lo que ya no estaba, entonces todo se volvía gris y una pesadilla con la que habría de vivir hasta ahora en disimulo.

Pasé mi mano por mi frente, seguidamente entre mi cabello y nuca alta, ala misma vez que entrecerraba los ojos, seguía de pie a ello; ya no queria seguir pensando en lo que había sucedido, en aquellos momentos que había sentido que sin él no iba a poder continuar; pero ahora la realidad era otra; sentía una gran necesidad de estar allí con él, fuese como fuese; algo que jamás iba a cambiar era el preocuparme por su bienestar y salud; aunque probablemente mi precencia le lastimara o mi misma imagen.

Había entonces algo distintos en él, en su voz, en lo que esta demostraba, si, siempre había sido un tanto seco y aveces demaciado directo, pero no frío, tan seco y serio como ahora; como si las palabras fueran su corazón en la palma de su mano gritando el dolor que le causaba haber sido arrancado de esa forma.

-N-no está bien-

Inhalé y exhalé unas cuantas veces seguida, estaba como clavada al suelo, sin poder evitar que mi rostro alejara ese gesto de preocupación que me causaba verlo en ese estado; volví mi vista hacia él, su rostro estaba endurecido más que otras veces, lleno de la ira que lo envolvía, hundido en su mente, sin saber que era lo que maquilaba su mente.
Volvía a hablar, no hacia falta que pidiera una buena explicación ante sus "metáforas" pues bien comprendía lo que había sucedido, se había peleado con alguien y...Demi había terminado con él; comprendiendo en la comparación y la similitud de esa noche a la de hace meses...volvía a estar lastimado, volvía a sufrir aunque no me lo dijera, me había prometido a mi misma que cuando yo le dejara el iba a ser feliz, su felicidad era lo que más me importaba y ahora se venía abajo; fuese como fuese yo iba a hacer algo, volverlo a poner de pie; quedaba algo que nos unía pese a todo lo que habíamos vivido.

-Mientras yo esté aquí, los restos tuyos se quedarán conmigo,t-todo va a ir bien...-

Eran pocas las cosas que podía decirle para hacer que al menos sonriera o hiciera un semi acto de ello, por el contrario ese tono tan frío y seco seguía allí, saliendo como pequeñas navajas que cortaban lenta y dolorosamente; poco de entender porque me causaba esa senzación; seguramente por la razón en sus palabras, tal como lo había yo hecho, Demi había hecho lo mismo; ¿habría persona alguna que resistiera dos golpes así y casi de manera seguida?, seguramente Taylor sería la excepción, pero tampoco era una roca, sentía como cualquier persona normal, y sufría por este hecho cosa que más me partía en mil pedazos; no se lo iba a dejar demostrar.

Mis ojos se llenaban de lágrimas inútiles que amenazaban con salir, antes de que estás pudieran hacerlo, gire un poco el rostro, para evitar que se notarán, aunque debido a la obscuridad demostraba segudo igual no se verían; escuché que se movía en el sofá, volví mi vista a este, notando el espacio que había hecho; necesitaba de mí, lo tenía claro, no faltaba que me lo dijera para darme cuenta, aveces tan solo una acción me decía más que mil palabras.

Antes de ir hasta el sofá, pase de nuevo por la cocina, cogiendo dos servilletas de tela, en una envolví hielo que tomé desde el congelador, y la otra la mojé con un poco de agua del grifo; así volví hasta donde estaba recostado en el sofá; con cuidado tomé el lugar donde me había hecho espacio, acostandome al lado suyo, no tenía una palabra o frase alguna para decirle, de igual forma él seguía con su mirada cerrada, lo único que me daba pie a que estaba vivo era su seguida respiración.
"Quédate tranquilo..."
Susurré solamente, colocando suavemente la servilleta que contenía los hielos sobre un lado de su boca y labios para adormecer estos y que la sangre que le llenaba por fin se detuviera; pocos segundos necesité para eso, seguidamente la servilleta mojada comenzé a pasarla por cada parte de su rostro que estaba manchado de sangre para limpiarle al igual que parte de su cuello donde había salpicado; no podía sacarme esa imagen que me mostraba, dura, dolida, fría, me era duro verlo así; entraba en una lucha campal porque mis ojos no derramarán una sola lágrima por verlo así, no ahora.




Selena Marie Hayden Gómez ● ●
Never Say Never | Every Moment Smile | Crystal Doll | You Know


Shut up and kiss me.
avatar
Selena H. Gómez
Admin/Experiment Violer &Fucker~
Admin/Experiment Violer &Fucker~

Mensajes : 321
Fecha de inscripción : 14/07/2010
Localización : Donde menos lo pienses~

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Noches de insomnio [Selena H. Gómez]

Mensaje por Taylor D. Lautner el Mar Jul 27, 2010 12:01 am

Mi respiración estaba empezando a fastidiar y el calor -Fiebre seguramente- tumbaba las paredes venciendo el congelado que nos helaba la sangre, pero eso no era suficiente, no realmente.

Ella se encontraba viéndome de rodillas tragando saliva cada seis parpadeos, su piel de gallina se había blanqueado como si la hubieran lavado en cloro y dejado en remojo bajo una tormenta, incluso podía sentir el leve temblor de sus tobillos casi inmóviles por aquel tic tan suyo, pero lo que estaba envenenando mi alma era aquel aroma que emanaba solo al andar… casi podía alcanzar a olfatear su tristeza al compas de la lluvia.
Como si justo hoy todo estuviera planeado para la misma canción, la misma pena y la misma esencia. Vaya mierda.

Cerré mis ojos y mi rostro se endureció del enojo. Si que debía verme patético, tirado en un sofá un martes por la noche en plena tormenta, cualquiera pensaría “Vaya desdichado” o “Que imbécil” y tendrían razón pero no era una “depresión” por el abandono, incluso era mas frustrante saber que en este momento no sentir nada, podía ser una pesadilla o un sueño y ni me fijaría.

Pero no tenia ganas de despertar ni de soñar, solo quería que todo cicatrizara y poder ver lo "rudo" que me veía al final de la noche pero ella estaba aquí impidiendo que el vacio me llenara… Con su rostro de dolor y de pena, seguramente no habría soportado ver que anteriormente por lo nuestro la cosa se había puesto peor.

Entreabrí los ojos cuando regreso con un paño y se acomodo a mi lado, poco a poco comenzó a limpiar mis heridas en el rostro el cansancio me comía vivo y me resigne a no ver, confiaba en lo que sentía y escuchaba en ella y en mi, no era necesario mas nada. Las visiones de la realidad y la vieja realidad me atormentaban, veía su agonía por todas partes…


-Sabes que eso es imposible Conteste sin mas y me quedaba quieto ojeándole un rato.

Trague saliva y cerre los ojos de nuevo. La musiquita en mi mente cambio… era casi un reproductor que terminaría por acabar mi cabeza si no salía… “Deja que la música salga” ¿Debía? Solo iba a dolerle… pero ya todo estaba hecho, no había nada que perder ni nada que ganar, solo dejar de fingir que esa noche no paso nada, que cada quien siguió con su vida como si nada..

Me acomode sin ver frente a ella mientras mantenía su mano sobre el paño frio contra mi rostro, deslice mi mano por su cabello con un poco de tristeza y comencé a cantar a punta de murmullos.


-Cuantas tonterías… te decía y me decías, todo era tan simple entre los dos, siempre era domingo... madrugadas tibias, éramos los dueños del amor… hasta que un día un viento helado se metió en la habitación congelándome la piel y el corazón… y despertó de mi pasado los fantasma de una horrible confusión, nos abrazo…. Me dueles me ardes, me siento cobarde… te quise dar la vida y hoy casi te me olvidas no entiendo… no hables, yo se que soy culpable, mejor ni te despidas… -Las palabras salían de mi boca como pequeños sonidos agonizantes y escuchaba su sollozo de fondo pero no lo veía.

-Perdóname en silencio… por favor Suplique estupidamente.

Sonreí y volví a acomodar su cabello como si fuera la última vez.

Y yo simplemente… no tenia mucho que decir.
avatar
Taylor D. Lautner

Mensajes : 67
Fecha de inscripción : 16/07/2010
Edad : 25
Localización : Lejos

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Noches de insomnio [Selena H. Gómez]

Mensaje por Selena H. Gómez el Miér Jul 28, 2010 11:24 pm

Inumerables senzaciones y recuerdos abrigaban esa noche, como si se volviera como una especie de desastroso y doloroso deja vu; un solo cambio en esta noche, no había persona a la cual abandonar, no había una razón para salir huyendo y abandonar todo sin afrontar las consecuencias al momento; esa era la mínima diferencia.

Su mente se volvía un enigma para mi, su rostro sin ninguna señal de emoción, endurecido por el enojo, la ira, la frustración de lo que estaba pasando, y yo por mi parte no sabia que decir, que formular para poder al menos servir de un apoyo, un consuelo, pero como siempre no servia para nada.

Noches de insomio donde buscaba las respuesta a las multiples preguntas sin sentido alguno de lamentación; ahora simplemente se quedaban en el vil recuerdo de un porque.
Silencio inminente se hacia presente en la habitación, dejando solo de tras fondo el sonido de la lluvia caer, ambas respiraciones solo seguían el ritmo andante y usual del los pulmones.

Apenas y hablaba, jamás había sido de demostrar muchas palabras y menos en situaciones así, solo quedaba lo que acciones y gesto demostraba, bastaba solo eso para poderse adentrar en el.
En un movimiento quedo frente mío, pude ver con un poco de mas claridad la dureza que emanaba de su rostro, como sus ojos seguían cerrados aunque ahora estuviera frente mío, como ojos de una persona que fue ciega y ahora ve y se rehusa a ver la luz del sol.

En definitiva nada estaba bien esa noche, desde el punto inicial de lo que había le había sucedido y bien de lo que significaba mi imagen ante el en esos momentos.
Sus labios comenzaron a moverse, apenas en un murmullo sacaba las palabras, que no hacia falta hablara mas alto, podía entenderlas con total claridad, atajantes y lastimeras; como el reclamo de una madre ante la desobediencia de un hijo.

Mi mano que sostenía la servilleta húmeda la dejo caer, al momento que baje esta de su rostro ante su ultima frase y su ultima acción conmigo, había sido algo parecido al golpe final en una lucha en busca del k.o.
Me quede sin saber que hacer o que decir, entonces comenze a sentir algo que caía por el rabillo de mis ojos pasando por mis mejillas, cayendo por mi cuello, así es, eran las lagrimas que había tenido presas para que no salieran antes, pero solo faltaba algo para que estas vieran la luz verde y se dispararan.

Sozollaba en mis adentros, no iba a permitir que se diera cuenta de que lloraba y sozollaba ante el.
Sonreí duramente, encogiendome ligeramente de hombros, al menos el seguía con su mirada cerrada peto no era tonto, podía percibir todo y mas cuando me conocía mucho mejor que yo.

Titubee antes de decir o pode hacer algo ; volví a subir mi mano sobre su rostro posandola sobre su mejilla, acariciandola por un momento, deslizando esta misma hasta entrelazarla en su cabello acariciandocelo por igual.

-No...hace falta...-

Mi voz se cortaba por la culpa de los sollozos internos y el llorar como una vil tonta.
Baje mi mano de golpe, dejando esa sonrisa dura sobre mi rostro; me levante de su lado, sabia que no iba a dejar de llorar a meno que me apartes un momento, recogí la servilleta húmeda para hacer el disimulo de ir a la cocina y enjuagarla.
Al llegar a la cocina, abrí el grifo aventando la servilleta allí para que se enjuagara, el agua corría y corría; mis manos yacían apoyadas al costado del borde del lavabo, cabeza gacha, dejando que las lagrimas fluyeran como debían haber fluido desde momento atrás, los sollozos se disfrazaban ante el sonido del agua correr del grifo.

Maldita sea la hora en que unas cuantas palabras significaban mas que lo que uno quería decir o dar a entender.
Estúpida, así me sentía, ante un cuento que se volvía realidad.


Selena Marie Hayden Gómez ● ●
Never Say Never | Every Moment Smile | Crystal Doll | You Know


Shut up and kiss me.
avatar
Selena H. Gómez
Admin/Experiment Violer &Fucker~
Admin/Experiment Violer &Fucker~

Mensajes : 321
Fecha de inscripción : 14/07/2010
Localización : Donde menos lo pienses~

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Noches de insomnio [Selena H. Gómez]

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.